CACHOPO DE JAMON SERRANO Y QUESO CHEDDAR

Ingredientes (para 6 personas)

- 6 Filetes de ternera cortados dobles, tipo librillo (unos 120 g. la unidad).

- 6 Lonchas de Jamón serrano (se puede sustituir por cecina).

- 6 Lonchas de queso cheddar (se puede sustituir por cualquier tipo de queso).

- 3 Huevos.

- Pan rallado.

- Aceite de oliva.

- Sal.

Elaboración

Para empezar utilizaremos un filete por persona, los más recomendados son los de cadera los cuales limpiaremos bien de las telillas de los bordes para que no encojan al freirlos también podemos decirle a nuestro carnicero de confianza que nos los dejen preparados en forma de librillo para que solo tengamos que rellenarlo.

Una vez tengamos listos los filetes les pegamos un poco con un mazo para romper las fibras de la carne y de está manera nos quede más blanda, cuando este ponemos al punto de sal, y comenzamos a rellenar con una loncha de jamón y una de queso, en este caso utilizaremos cheddar que derrite muy bien. Cuando los rellenemos todos los cerramos y los reservamos.

Para el rebozado batiremos tres huevos, esto dependerá de cuantos cachopos vamos a hacer, y lo ponemos en una fuente, en otra echamos el pan rallado.

Luego ponemos cada cachopo primero en el huevo batido, y de ahi lo pasamos al pan rallado, comprobando que nos queden bien cubiertos, si no está bien rebozado el relleno de dentro se nos puede escapar y eso no nos interesa.

Cachopo de jamón serrano y queso cheddar
Una vez esten rebozados ponemos en el fuego una sartén con abundante aceite de oliva y freimos a temperatura media alta, lo mejor es hacerlo de uno en uno hasta que queden bien doraditos por fuera, unos 4 minutos por cada lado (aunque esto depende de si nos gusta más o menos hecho) y listo, ya no queda más que emplatar y a DISFRUTAR!!!.

Para acompañarlo se pueden hacer patatas fritas, aunque una ensalada mixta puede darle un contrapunto muy interesante.

Comentanos si te ha gustado la receta, o si quieres ponerle un toque personal no dudeís en contárnoslo. Y no olvideís que el próximo lunes otra rica receta con un poquito de AGUACHUPEY!!!. 




HISTORIA DEL CACHOPO


En los años setenta, en Oviedo, un joven cocinero se hizo con las riendas del restaurante familiar. Se llamaba Fernando Martín y enredaba en los fogones de ‘Pelayo’ en Oviedo. El que fuera uno de los chefs más venerados de la Gastronomía asturiana reciente falleció a principios de 2012; el negocio en el que dio sus primeros pasos tampoco ha llegado a nuestros días. Fernando no nos puede contar de primera mano que él recuperó una receta que había visto hacer repetidamente a su abuela Hemerina y la introdujo en la carta de ‘Pelayo’. El cachopo en cuestión pesaba 1,5 kilogramos, estaba relleno de un fino frixuelo, jamón serrano, jamón de York, queso y espárragos, y se servía acompañado de una salsa a base de caldo de pollo y conejo. Dicen quienes probaron aquella vianda, que el sabor era espectacular. Y fue así como se introdujo el cachopo en la restauración contemporánea.
 
Pero al igual que sucedió con la fabada a principios del siglo XX, fue necesaria una coyuntura económica y social muy concreta para favorecer su explosión. El cachopo se convirtió en plato típico regional, consiguió esa categoría, en los albores de una crisis económica en la estamos inmersos, en la que los hábitos de consumo en restauración han cambiado. Reúne lo que ahora los clientes de las fondas, sidrerías y restaurantes reclaman: es barato, tiene una buena relación calidad-precio, tiene un tamaño considerable y favorece la interacción social entre comensales. El cachopo se ha expandido, pocas cartas de establecimientos se le resisten, y parece que la burbuja está lejos de explotar. Se podría decir que  el cachopo ha vuelto para quedarse.


Comentarios

Entradas populares de este blog

MANITAS DE CERDO A LA ASTURIANA

PATATAS RELLENAS ASTURIANAS

CREMA DE ANDARICAS (NECORAS)