LLAMPARAS A LA ASTURIANA

Ingredientes (Para 6 personas)

- 1 kilo de llamparas o lapas

- 3 dientes de ajo

- 1 cebolla

- Tomate natural triturado

- Sidra natural

- Aceite de oliva

- Harina

- 1/2 cucharada de pimentón dulce

- 1/2 cucharada de pimentón picante

- 1 chorizo asturiano

- Tacos de jámon serrano
Elaboración 

Para empezar ponemos las llamparas en agua fria con sal para que suelten toda la arena durante unas horas.

Mientras en una cazuela cubrimos el fondo con el aceite de oliva, y añadimos los dientes de ajo, la cebolla cortadas a groso modo y las dos guindillas, cocinamos a fuego medio, una vez que alcance un color dorado oscuro, apartamos del fuego y añadimos una cucharada de pimentón (media de dulce y media de picante) y otra de harina removemos, ya que con el calor de la cazuela se cocinan, añadimos medio vaso de sidra y cuatro cucharadas soperas de tomate natural triturado y volvemos a poner al fuego, hasta que el alcohol se evaporé. Una vez este apartamos del fuego y dejamos enfriar.

Sacamos la batidora américana en la que echaremos la salsa y trituraremos, mientras en una sartén, echamos una cucharada de aceite de oliva, y añadimos el chorizo picado y los tacós de jamón y sofreimos.

Volvemos a la cazuela la salsa después de triturarla y le agregamos el chorizo y el jamón, añadimos por último las llamparas y ponemos a fuego medio hasta que se ponga hervir, en ese momento contamos 2 minutos y listo, no queda más que emplatar y DISFRUTAR!!!.

Comentanos si te ha gustado la receta, o si quieres ponerle un toque personal no dudes en contárnoslo. Y no olvideís que el próximo lunes otra rica receta con un poquito de AGUACHUPEY!!!. 

¿QUE SON LAS LLAMPARAS?


Llamparas o lapas
Conocidas en Asturias como llámparas o llámpares (Patella spp), son las lapas una especial variedad de moluscos marinos, del grupo de los gasterópodos, de una sola concha cónica en forma de sombrero chino que recubre su cuerpo totalmente y presenta simetría bilateral. Es sin duda su concha una de las más habituales de nuestra costa, aunque no todos los que nos visitan en Asturias  saben que se trata de un molusco comestible, que vive adherido a las rocas del litoral. Su cuerpo está dotado de un pie musculoso de color anaranjado que es con el que se desplaza y se agarra. Como curiosidad, su lentísima velocidad comparada con la de las tortugas, convierte a éstas en un velocísimo animal. Aunque nos parezca que está quieto, se arrastra lentamente para conseguir comida, tratándose en este sentido de un animal hervíboro que se alimenta exclusivamente de algas. Cuando se desprenden de su lugar, su área de acción se distingue fácilmente por la huella que dejan, presentando la zona periférica algas en mayor desarrollo.

Son uno de los miembros más conocidos de la familia de los Patélidos y viven en aguas de mar bastante limpias, lo que les confiere un sabor único, un sabor a Asturias, un sabor a  mar Cantábrico. En Asturias hay tres clases de llámparas/llámpares: la Patella Vulgata, de concha color gris verdoso en su interior; la Patella Intermedia, de tentáculos blancos o claros con radios marginales en la concha y la Patella Aspera, también llamada Blanca por presentar color blanco en el interior de la concha. Las mejores llámparas/llámpares son las que se encuentran en pedreros de difícil bajada, muy batidos por las olas y las mareas,  siendo las más sabrosas las tempraneras y las de mofu, e inferiores en calidad, las de playa o rascaízu.

Para ir a llámparas hay que tener en cuenta las mareas, pues para extraerlas hay que mojarse, meterse en el agua, en muchos casos hasta la cintura. Así, el dicho popular colungués de que " el que quiera llámpares que se mueye el culo".

Para despegarlas y extraerlas, debemos de forzar su pie-ventosa con un cuchillo, navaja, rasqueta o herramienta vástago de hierro y pica aplanada y, si el mango es de madera, mejor. Se meten en el cesto y se lavan bien con agua de la mar para quitarles la arena. Hay que procurar no herir su carne o romper la cáscara para no dañarlas. Ya en casa, las tapamos con un paño húmedo y así se pueden conservar varios días.

Hay muchas y formas de prepararlas muchas más, casi me atrevería a decir que en el concejo de Colunga en cada casa hay por lo menos una, porque cuando uno las prueba, ya procura ir a llámpares y se las prepara "a su manera". Y les llámpares también se pueden congelar y conservar y comer crudas, solas o con limón. En varios lugares de Galicia, las congelan unos días para ablandar y en Camariñas, en La Coruña, las preparan con arroz. Y en Canarias, es muy habitual comerlas a la plancha.



Comentarios

Entradas populares de este blog

MANITAS DE CERDO A LA ASTURIANA

PATATAS RELLENAS ASTURIANAS

CROQUETAS DE POLLO DEL COCINILLAS EXPRESS