POLLO CON MOLE ALMENDRADO DULCE DEL COCINILLAS EXPRESS

Ingredientes (para 6 personas)

- 6 Zancas de pollo
- 1 Cebolla
- 3 Tomates
- 2 Dientes de ajo
- Cilantro
- Pimientos dulces secos
- 150 gramos de almendras peladas
- 150 gramos de cacahuetes pelados
- 1 Tableta de chocolate a la taza (70% de Cacao)
- 4 Rebanadas de pan duro
- Comino
- Pimienta negra
- Clavo
- Sesamo o ajonjoli
- Caldo de pollo
- Sal
- Aceite de oliva 

Elaboración

Comenzamos haciendo el caldo de pollo para ello en una cazuela ponemos las zancas de pollo, 1/2 Cebolla, 2 dientes de ajo, 1 ajo puerro, perejil, 1 hoja de laurel, 2 zanahorias peladas, aceite de oliva y sal (al gusto), lo ponemos todo a fuego medio durante unos 45 minutos, pasado ese tiempo lo apagamos sacamos las zancas de pollo, colamos y reservamos.

Para hacer el mole cortamos a groso modo una cebolla, 3 tomates, 2 dientes de ajo pelados y los pimientos dulces secos (si nos gusta picante podemos sustituirlos por chiles secos, los más utilizados son Guajillo y Morita), y lo echamos en una sarten, en la que ponemos un poco de aceite, y freimos cuando veamos que la cebolla ya está blandita apartamos del fuego y echamos en una fuente y reservamos.

En la misma sarten echamos los frutos secos (almendras, cacahuetes y sesamo o ajonjoli) y dejamos tostar durante unos minutos, muy importante controlarlo muy bien porque se suelen quemar con mucha facilidad y eso no nos interesa ya que aportaría un sabor muy amargo a la salsa. Cuando veamos que están tostados retiramos del fuego y lo echamos en la fuente dónde tenemos ya el tomate, la cebolla, el ajo y los pimientos y revolvemos todo bien, para que los saboros se mezclen.

El tercer paso es hacer las rebanadas del pan duro, que previamente hemos cortado como para hacer tostadas, y en la sartén tostamos, cuando las tengamos las echamos en la fuente y lo unimos al resto de los ingredientes.

Ponemos al fuego una cazuela en la que en el fondo ponemos un poco de aceite de oliva y añadimos todo lo de la fuente y cubrimos con caldo de pollo (al gusto) y dejamos cocinar a fuego medio durante 25 minutos, cuando haya pasado ese tiempo apagamos el fuego y lo echamos todo en la batidora junto con las especies (comino, clavo y pimienta negra) y batimos hasta que todo quede bien integrado y emulsionado, una vez este lo volvemos a la cazuela y ponemos a fuego suave, este es el momento de añadir el chocolate (muy importante que sea de una pureza del 70 % de cacao, porque tiene menos azucares) al añadir el chocolate veremos que se deshace muy rapido, en cuanto se incorpore apagamos el fuego y reservamos ya que si se quema deja un regusto muy desagradable.

Ahora ya es el momento de montar el plato para ello ponemos la zanca de pollo en el plato y cubrimos generosamente con el mole para términar decoramos con el sesamo o ajonjoli y listo. 

Este plato se puede acompañar de arroz a la mexicana (ver receta aqui) y ya no queda más que DISFRUTAR!!!. 

Comentanos si te ha gustado la receta y si quieres ponerle tu toque personal no dudes en contarnoslo, y no olvideís que el próximo lunes otra rica receta con un poquito de AGUACHUPEY!!!.

POLLO CON MOLE ALMENDRADO DULCE DEL COCINILLAS


Uno de los platillos más representativos de México es el mole, del que conocemos muchas variedades, aunque los más conocidos son el mole poblano y los moles oaxaqueños. Un plato cuyo origen nos remonta a la época prehispánica, y que a través de los siglos se ha ido transformando, al igual que nuestra cultura.


En la zona centro sur de nuestro de México, es común que sea el mole el elegido como plato principal en las celebraciones: fiestas patronales, bodas, XV años, bautizos e incluso después de funerales; no falta en día de Muertos, como tampoco se deja de lado si se nos ha antojado para la comida del día.


Además del mole poblano, los expertos calculan que en México hay otros 50 tipos de mole, entre ellos el mole blanco, el mole de queso, el mole amarillo, el mancha manteles, el mole almendrado, el pipián verde, el mole de olla, el pipián rojo, el mole prieto y el mole negro.

HISTORIA DEL MOLE

Fue Fray Bernardino de Sahagún quien en la Historia General de las Cosas de la Nueva España, relató por primera ocasión un guisado prehispánico que se ofrendaba a Moctezuma y que era preparado con una salsa de chile caldosa llamada chilmulli o chilmole, repitiendo constantemente la palabra mulli para referirse a una salsa. Dichos mullis eran también ofrendados a los dioses como muestra de agradecimiento tras largos viajes.


Con el paso del tiempo, estas salsas preparadas a base de mezclas de chiles, pepitas, tomates, achiote y otras especias fue evolucionando, añadiéndose a la preparación otros ingredientes propios de cada región donde se preparaba y otros traídos de Europa y Asia durante la época colonial.


A pesar de dicha evolución no cambió su concepto original de una salsa preparada a base de chiles frescos, jitomates molidos, hojas de epazote, de hierba santa o de aguacate, masa de maíz, tortillas tostadas, pepitas o cacahuates y chocolate, que era usada para aderezar diferentes carnes, principalmente la de guajolote, pero también la de res, de cerdo, de pescado y hasta verduras.

Del mole como hoy en día lo conocemos, existen varias versiones sobre su origen. Una de ellas narra que el mole poblano, cuya receta original utilizaba cerca de 100 ingredientes, surgió en el Convento de Santa Rosa, en la ciudad de Puebla, cuando una monja molió en un metate diferentes chiles y condimentos.


Otra versión más detallada nos cuenta que fue creado en la ciudad de Puebla en el siglo XVII por la monja dominica Andrea de la Asunción en el convento de Santa Rosa, para satisfacer el paladar del Virrey Tomás Antonio de Serna que se encontraba de paso por la ciudad y quien se sintió cautivado por tan singular platillo cuyo picor lo invitaba a comer más tortillas. 


Una versión más del origen del mole poblano es más una leyenda, que narra que a la visita de Juan de Palafox y Mendoza, virrey de la Nueva España y arzobispo de Puebla, un convento poblano le ofreció un banquete en el que todos los cocineros de la comunidad participaron en la elaboración, siendo el principal fray Pascual Bailón, quien por el nerviosismo comenzó a amontonar en una charola todos los ingredientes para guardarlos en la despensa y que, por las prisas, tropezó frente a la cazuela donde se cocinaban unos guajolotes y donde cayeron chiles, almendras, chocolate y otras especias. En su angustia, fray Pascual comenzó a orar al tiempo que le informaban que sus comensales ya estaban a la mesa y para su sorpresa posterior, éstos elogiaron el platillo resultante.


Desde luego esta leyenda nos sabe a poco, pues el mole es un platillo complejo que tiene orígenes prehispánicos y cuya sofisticación no es improvisada; su evolución ha sido perfeccionándose y enriqueciéndose no solo con ingredientes, sino también con la cultura de cada cocinero o cocinera que ha puesto sus manos para elaborarlo generación tras generación.


 

Comentarios

Entradas populares de este blog

MANITAS DE CERDO A LA ASTURIANA

PATATAS RELLENAS ASTURIANAS